IOB, Data más allá del internet de las cosas

Por: Carlos Aizaga

Link del artículo en PDF

Con la venida de la cuarta revolución industrial, es cada vez mayor el número de “cosas” (televisores, lavadoras, relojes, automóviles, etc.) con capacidad de interconectarse y agruparse con otros dispositivos a través de la red, todo lo relacionado con esta tecnología es lo que se conoce al día de hoy como el internet de las cosas (IOT por sus siglas en ingles).

Como consecuencia de la popularización del IOT y el cada vez mayor número de personas expuestas a la tecnología, a partir de todas estas interacciones entre usuarios y maquinas, se produce una enorme cantidad de datos (horas de uso, datos de localización, gesticulaciones, indicadores de salud, etc.) que reflejan nuestros comportamientos, hábitos y acciones que llevamos a cabo día tras día. El estudio y análisis de toda esta data para influir sobre nuestro comportamiento se le conoce como Internet del Comportamiento (IOB por sus siglas en inglés).

La empresa consultora y de investigación de tecnologías de la información, Gartner, avizoraba en su informe relacionado con las principales tendencias tecnológicas estratégicas para 2021, que el IOB jugaría un rol muy relevante en términos de flexibilidad y adaptabilidad de las empresas al menos de aquí a los próximos diez años, de igual manera, también estima que para el año 2025, cerca del 40% de la población a nivel global estará sujeta al menos a un programa de IOB, sea por parte de gobiernos o de empresas.

Unos de los casos más representativos acerca de la utilidad del IOB se originó en la búsqueda de mecanismos para sobrellevar la pandemia. Se trató de la adecuación de una industria, que tuvo que cerrar sus puertas con la llegada del virus, una vez pasó el periodo de cuarentena y al momento en darse el regreso a los puestos de trabajo, la fábrica había cambiado, realizando mejoras significativas en términos de tecnologías de IOT y IOB.

En esta industria se había instalado un conjunto de dispositivos para limitar los contagios y alertar sobre posibles amenazas, se implementaron sensores por radiofrecuencia para determinar si los trabajadores habían o no lavado sus manos de manera regular, visión computarizada para determinar si hacían uso correcto de la mascarilla y alertas inteligentes para informar sobre irregularidades en el protocolo de distanciamiento.

Como se pudo evidenciar en el caso de la fábrica, a través de la data generada a partir de todas estas interacciones de los usuarios con los dispositivos, se genera toda la información que servirá posteriormente para moldear un comportamiento o conducta deseada, en este caso, el respetar cabalmente las medidas de bioseguridad para limitar el alcance del COVID-19.

A mayor nivel de detalle y mayor cantidad de usuarios, la cantidad y calidad de data puede llegar a ser sumamente valiosa, haciendo prácticamente infinitas las posibles aplicaciones del IOB. Trackear locaciones en tiempo real, reconocimiento facial y físico, monitoreo de indicadores de salud, descuentos comerciales en base a la puntuación de crédito social, recomendaciones de viajes, monitoreo de enfermedades, son solo algunos ejemplos de un amplio espectro de posibilidades.

Desde un enfoque netamente empresarial, expertos consideran que el  uso de encuestas para evaluar preferencias pasaría a un segundo plano, ya que de antemano se contaría con la data disponible sobre el mercado objetivo, lo que al final del día, generaría un mayor nivel de claridad a la hora de ofrecer un producto o servicio, notificaciones en tiempo real sobre ofertas y descuentos, mejoras en los análisis de efectividad sobre campañas comerciales e interacciones de los usuarios con diferentes productos y servicios relacionados.

Aunque el IOB luzca bastante prometedor, no todo es color de rosa, Gartner advierte sobre los usos éticos e implicaciones de la tecnología de acuerdo a sus fines últimos. Advirtiendo sobre uso deshonesto o invasivo por parte tanto del sector público como el sector privado.

Dado que la información sirve para incentivar comportamientos, puede ser o no beneficioso depende del lado que se mire, a manera de ejemplo se hace el paralelismo entre una empresa de comida rápida y una aseguradora, mientras que la data que proviene de mantener hábitos de alimentación no saludables podría ser beneficioso para la empresa de comida rápida, los mismos hábitos podrían llegar a representar mayores riesgos para la aseduradora.

A nivel personal, considero que el IOB traerá grandes ventajas y dará mucho de qué hablar en los próximos años, pero al igual que sucede con otras tendencias novedosas, su aplicación y rango de acción dependerá de cada país, en función a la regulación en torno a las leyes de privacidad que adopte cada uno de ellos, destacando a su vez sus fortalezas en términos de manejo de data y ciberseguridad

Para ver más artículo haga clic aquí

Se hace referencia a: What Is the Internet of Behaviors? – A Guide, Gartner Top Strategic Technology Trends for 2021 y What Is the Internet of Behavior (IoB)?

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Suscripción a Boletín

Mantente informado con novedades y eventos para ti

Gerencia General

Gerente General:  García, Luis Vicente

Telf.: 0212.263.08.33

Email: lvgarciag@venamcham.org