Ley de Alimentación para los Trabajadores y las Trabajadoras PDF Imprimir Correo electrónico

Ley de Alimentación para los Trabajadores y las Trabajadoras

 

(Gaceta Oficial Nº 39.666 del 4 de mayo de 2011)

 

Decreto Nº 8.189 03 de mayo de 2011

 

El Presidente de la República, debidamente facultado por el numeral 8 del artículo 236 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y de conformidad con lo dispuesto en el numeral 9 del artículo 1 de la Ley que Autoriza al Presidente de la República para dictar Decretos con Rango, Valor y Fuerza de Ley en las Materias que se Delegan, en Consejo de Ministros, dicta el siguiente

 

DECRETO CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DE REFORMA PARCIAL DEL DECRETO CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DE ALIMENTACIÓN PARA LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS

 

Este Decreto deroga la Ley Programa de Alimentación para los Trabajadores, publicada en Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 36.538, de fecha 14 de septiembre de 1998.

 

Dentro de los cambios que se incorporan a este Decreto se encuentran los siguientes:

 

Se agregan en el  artículo 4, las excepciones en las que el beneficio de alimentación podrá ser pagado en dinero en efectivo o su equivalente. Dichas excepciones son las que a continuación se mencionan:

 

  • Cuando el empleador con menos de veinte (20) trabajadores o trabajadoras se le dificulte cumplir con el beneficio de alimentación, mediante las modalidades establecidas en la ley.

 

  • Cuando a los trabajadores, independientemente del número de empleados con que cuente su empleador, se les dificulte acceder a los establecimientos habilitados para canjear los cupones o tickets de alimentación, o utilizar la tarjeta electrónica.

 

  • En los casos que en que el trabajador no cumpla totalmente la jornada de trabajo, por causas imputables a la voluntad del patrono, por una situación de riesgo, emergencia, catástrofe o calamidad pública derivada de hechos de la naturaleza que afecten directa y personalmente al trabajador, más no al patrono, y que por lo tanto le impida cumplir con la prestación del servicio. De igual forma se incluyen los supuestos de vacaciones, incapacidad por enfermedad o accidente que no excedan de 12 meses. El descanso pre y post natal y permiso o licencia de paternidad, no serán motivos para la suspensión del beneficio alimentación y se les hará el pago en efectivo o su equivalente.

 

En los casos en que el beneficio alimentación se encuentre consagrado en convenciones colectivas de trabajo, la elección de las modalidades de cumplimiento deberá ser hecha de común acuerdo entre el empleador y los sindicatos que sean parte de dicha convención.

 

En esta modificación se mantiene que el beneficio contemplado en esta Ley, no será considerado como salario de conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, salvo que en las convenciones colectivas, acuerdos colectivos o contratos individuales de trabajo se estipule lo contrario.

 

El valor otorgado al beneficio pagado en dinero en efectivo o su equivalente, será el mismo al pagado a través de  cupones, tickets o tarjetas electrónicas de alimentación, el cual no podrá ser inferior a cero coma veinticinco unidades tributarias (0,25 U.T.) ni superior a cero coma cincuenta unidades tributarias (0,50 U.T.).

 

Cuando el beneficio alimentación se otorgue a través del suministro de cupones, tickets o tarjetas electrónicas de alimentación, o en dinero en efectivo o su equivalente, la provisión mensual de estos suministros no deberá exceder el treinta por ciento (30%) del monto que resulte de sumar al salario mensual del respectivo trabajador o trabajadora el valor de los cupones, tickets o tarjetas electrónicas de alimentación, o el dinero en efectivo o su equivalente, recibidos por éste o ésta en el respectivo período mensual. Quedan a salvo las situaciones especiales que puedan preverse en las convenciones colectivas de trabajo o acuerdos colectivos.

 

En el artículo 6º, se agrega como forma de pago del beneficio, el dinero en efectivo o su equivalente, lo cual se aplica también en los casos en que el trabajador por causas imputables a la voluntad del patrono, o por una situación de riesgo, emergencia, catástrofe o calamidad pública derivada de hechos de la naturaleza que afecten directa y personalmente al trabajador, pero no al patrono, impidiéndole cumplir con la prestación del servicio. De igual manera se aplican  en los supuestos de vacaciones, incapacidad por enfermedad o accidente que no excedan de doce (12) meses, descanso pre y post natal y permiso o licencia de paternidad, situaciones estas que no acarrearán la suspensión del otorgamiento del beneficio de alimentación.

 

 

 

Abg. Sabrina Tamayo

Analista Legal

Dirección de Análisis e Información

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 
Banner