La convivencia es una responsabilidad compartida

El XIX Simposio de RSE de VenAmCham contribuye a la construcción de la agenda social para Venezuela y fomenta el intercambio de información en materia de Responsabilidad Social Empresarial

Una nueva edición del Simposio de Responsabilidad Social Empresarial de Alianza Social de VenAmCham se realizó este jueves 24 de octubre, centrando su atención en la negociación y diálogo como claves para la convivencia.

Al dar apertura al evento, Francisco Sanánez, presidente de VenAmCham, recordó que desde su fundación la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria ha promovido la Responsabilidad Social Empresarial como uno de los valores fundamentales en el marco del compromiso por fomentar un contrato social, en el que sector público y empresarios estén alineados con las expectativas de los grupos de interés.

Significó Sanánez el valor de las propuestas que surgen de encuentros como este, en particular en momentos como el que vive Venezuela.

La convivencia se convierte en un tema muy importante, dijo Jon Badiola, presidente del Comité Alianza Social, haciendo referencia a acontecimientos sociales que están ocurriendo en el mundo, donde está presente el temor de que prevalezca el odio. “Intentar la convivencia, independientemente de lo dura y difícil que nos parezca cualquier situación, es algo que tenemos que seguir intentando”, propuso.

 

 

La actuación social empresarial
Durante una década, la empresa DATOS ha medido en el índice de RSE la actuación de las empresas. Luis Maturén, gerente general de esa firma de investigación, mostró una síntesis de su investigación Pulso Social. Las diez empresas mejor percibidas como practicantes de RSE en el más reciente estudio son Empresas Polar, Fundación Cisneros, Organización Cisneros, Coca-Cola, PDVSA, Venevisión, Banesco, Fundación Miss Venezuela, Nestlé y PepsiCo.

67% de los consultados hizo referencia a la actuación responsable de empresas privadas y 90% de ellos dijeron beneficiarse de programas de la empresa privada.

Maturén enfatizó la necesidad de defender el valor del trabajo sabiendo que las investigaciones han demostrado el valor de las experiencias que se viven en grupos de trabajo, de la constancia, la perseverancia y el talento. 54% de los venezolanos prefieren trabajar en empresas que tiene algún propósito hacia la sociedad, entendiéndolo como la intención de ayudar y servir a otras personas.

Un panel integrado por Jessy Divo, Rectora de la Universidad de Carabobo; Deborah Van Berkel, Directora de Sinergia Asociación Civil, y Aura Marina Valera, docente de la Universidad Metropolitana (UNIMET) y miembro de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva, y moderado por Félix Ríos, Presidente de Opción Venezuela, conversó sobre la experiencia del diálogo y la convivencia.

Coincidieron en la necesidad de practicar la empatía y la escucha como parte del diálogo y la convivencia, comenzando en la propia familia, o su comunidad. Afirmaron que la solución pasa por pactos de convivencia desde la aceptación de todos y el cumplimiento de acuerdos en un marco de justicia que permita dirimir los conflictos.

“Todos tenemos una responsabilidad compartida en aportar soluciones para salir de esta situación”, dijo Jessy Divo, orientando su mirada hacia la educación como elemento clave en la fórmula de solución. Van Berkel significó el rol de las organizaciones sociales como promotores del cambio para construir un país distinto, Ríos aseguró que la posibilidad de construir historia es el interés que nos une”.

Tomando como referencia el Modelo Harvard de negociación, Gustavo Velásquez, profesor de Cambridge International Consulting, resaltó que estos son procesos complejos, pero que siempre hay elementos comunes dentro del contexto en el que se desarrolla.

El corazón de una negoción se encuentra en el hecho de que las partes deben poner sobre la mesa sus opciones legítimas o posibilidades de acuerdo para la satisfacción de las necesidades que todas han identificado. En este sentido, la comunicación, la relación y el diálogo son las herramientas que hacen posible escoger alguna alternativa en el marco de compromisos comunes para el alcance de una solución.

La convivencia es el producto de la libertad y la democracia. Porque este es el mecanismo ideal de convivencia social que nos conduzca a un propósito común, finalizó Velásquez.

La abogada Maryolga Girán, al vincular trabajo, empleo y derechos humanos, afirmó que empleadores y trabajadores comparten el clamor de que el país necesita un cambio que sí es posible creando una misma visión de futuro. Propuso buscar un acuerdo social entre trabajadores y empresarios para movilizar el país.

Llamó a la educación ciudadana y a escuchar las aspiraciones de los trabajadores y todas las partes a través de un acuerdo social dentro de cada una de las empresas y a proponer políticas públicas en temas que afectan directamente al trabajador, como son salud y educación, más allá del tema salarial.

Emilio Figueredo, presidente Editor de Analítica.com, al referirse a la convivencia pacífica como algo esencial del ser humano, afirmó que para lograrla se requiere sembrar actitudes y valores positivos, fortaleciendo la autoestima, incrementando la cooperación y practicando la solidaridad de manera efectiva. Convivir significa reconstruir vínculos rotos, dejar espacio para la actuación de la justicia, practicar la solidaridad y hacer de la educación de calidad el principal motor de cambio. Repasó hechos de la historia en el siglo XX para demostrar que ha sido posible reconciliar países que han vivido intensos conflictos.

En el programa de esta edición del Simposio de RSE, correspondió a Italo Pizzolante, Socio Fundador de Pizzolante Estrategia + Comunicación, reflexionar sobre la comunicación como herramienta estratégica para el entendimiento y la generación de confianza. “Esto pasa por la comprensión de la realidad y la percepción que se construye en las diversas audiencias”.

La reputación es esencial para generar confianza, sostuvo Pizzolante. Esta parte de la actuación dentro del contexto que se comparte con otros actores. “Para que la RSE se traduzca en reputación es necesario que sea valorada por las audiencias, de allí que sea esencial comunicar. El objetivo es generar intereses de la sociedad y construir creencias compartidas para gestionar la complejidad”.

El programa lo cerró Carlos Saúl Rodríguez, psicólogo y conferencista motivacional, quien abordó el tema de la motivación para la convivencia. “Lo mejor está por venir. Sólo hace falta creerlo”.