La reconstrucción del país está en la alianza entre sociedad civil, empresa productiva y renovación educativa

El Simposio de RSE 2020 realizado en el marco del XX aniversario de Alianza Social de VenAmCham, reunió en teleconferencia al filósofo español Fernando Savater, al padre Luis Ugalde, s.j, exrector de la UCAB, y a otros destacados invitados.

“A pesar de las infinitas carencias que vivimos, y la actual agonía nacional, no se ha perdido la esperanza. Nadie se resigna a la miseria. Nadie renuncia a la vida digna”, argumentó el padre Luis Ugalde, s.j. al enumerar las razones que encuentra en sus reflexiones sobre el futuro del país.

Con el título «Realidades, Tendencias y Esperanzas», se realizó un nuevo Simposio de Responsabilidad Social Empresarial de Alianza Social de VenAmCham. A Ugalde le correspondió la mirada optimista, que resumió en una decena de razones.

Dijo que luego del rotundo y evidente fracaso de una política basada en falsas promesas y en el reparto de una renta petrolera predicada como ilimitada, el país ha aprendido que “ni la renta petrolera, que se consideraba infinita, ni el estatismo, ni el reparto, nos darán lo que solo puede salir de nuestro talento, trabajo y creatividad. Ahí está la base del papel fundamental de la empresa privada”, enfatizó Ugalde.

Resaltó también el esperanzador papel de la sociedad civil soberana, de la cual nacerá la nueva política, la transformación del Estado, e iniciativas no estatales, fundamentales para la superación de la pobreza, que atenaza la vida del 89% de la población.

Consideró fundamental la alianza social voluntaria que incluya el reconocimiento del otro. “En el otro me reconozco a mí y reconozco que él es igual que yo”, dijo. Este planeamiento coincidió con la apreciación del filósofo español Fernando Savater, quien, también por videoconferencia, formó parte del programa del Simposio de RSE de VenAmCham.

Dijo Savater que lo más hermoso de nuestra condición es que somos seres sociables, seres que necesitamos la compañía de los otros, que reclamamos compañía, “y eso que es quizás el orgullo y lo mejor de nuestra condición, que es a la vez lo que causa la epidemia. Es decir, la epidemia se mantiene, se propaga, precisamente por la mejor condición que tenemos, que es nuestra sociabilidad”.

Considera el filósofo español que nos va a costar volver a ver a los otros con normalidad. “Vamos a ver a los otros como enfermo potencial que puede llevarnos a perder la salud, y eso sería todavía una epidemia más grave que la que estamos padeciendo ahora. Contra eso hay que luchar”.

La agenda de conferencias comenzó con la presentación del Pulso Social que hace Datos Group, en el que se consultan las percepciones sobre la actuación social responsable de las empresas. Luis Maturén, su director general, explicó que, dada la situación actual, el estudio se realizó con una metodología distinta a los 10 años anteriores, por lo que los resultados no son comparables en su totalidad.

Encontró el estudio de Datos que la empresa con el mayor porcentaje de respuestas espontáneas, al preguntársele a los consultados por empresas que hacen responsabilidad social, fue este año, nuevamente, Empresas Polar, seguida por Fundación Cisneros, Coca-Cola, Nestlé y Organización Cisneros.

El índice de Responsabilidad Social Empresarial para este año resultó en 120. Cifras anteriores, aunque con otra metodología, venían en ascenso, hasta llegar a 130, lo que significa una caída de 10 puntos.

El programa incluyó un panel, integrado por dos expresidentes de VenAmCham, Pedro Palma e Imelda Cisneros, acompañados por el presidente de la actual junta directiva, Francisco Sanánez. Juntos conversaron sobre lo que ha significado Alianza Social. Recordó Palma que, en 1999, a tan solo semanas de haber asumido Hugo Chávez como presidente del país, se anunció que el precio promedio esperado de la cesta petrolera para ese año era de 9 dólares el barril. Ante ese escenario, se planteó que VenAmCham, podía jugar un papel clave sirviendo como centro de información acerca de las necesidades más urgentes, y de los distintos programas sociales que podrían ser desarrollados a los fines de atenderlas. Fue así como nació Alianza Social, una iniciativa para facilita a sus empresas afiliadas a la planificación e implementación de proyectos sociales.

Imelda Cisneros resaltó cómo Alianza Social ha generado en las empresas una gran sensibilidad. “Las empresas han tenido capacidad y creatividad para dar respuesta las necesidades de los colaboradores y cumplir con su compromiso social.” En referencia a las realidades y a las tendencias, mencionó cómo, a pesar de esta situación tan compleja, las empresas han intentado resolver el problema de acuerdo a sus capacidades y a las condiciones del país. “En esta nueva etapa las empresas van a tener que poner mayor énfasis en el entorno”, dijo Cisneros.

Por su parte, Francisco Sanánez, hizo notar la coincidencia de fechas aniversarias de VenAmCham, que cumple 70 años, y de Alianza Social, que cumple 20. Recordó que el comité comenzó con empresas relativamente fuertes, e históricamente comprometidas con la responsabilidad social, y al cabo de dos décadas ha logrado muchos adeptos a la RSE alcanzando una práctica mucho más profesional y arraigada en la visión y en la estrategia de las empresas; pero, irónicamente, luego de esos 20 años encontramos un empresariado debilitado.

“En Alianza Social hemos encontrado la cristalización de ese encuentro entre empresa, sociedad y sus necesidades, pero tenemos que hacer el encuentro entre empresa y país, y eso pasa por enamorar a un país con un sistema de libertades políticas y económicas que sea el motor de desarrollo económico, de empleo y de capacidad de consumo”, afirmó.

El Simposio de RSE 2020, «Realidades, tendencias y esperanzas» fue posible gracias al patrocinio Premium de las empresas MAPFRE La Seguridad, Farmatodo, Cargill de Venezuela, Acumuladores Duncan, Ford Motor de Venezuela, Laboratorios Leti y Chevron Global Technology Services Company.


La Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (VenAmCham), fundada en 1950, es una institución venezolana, no gubernamental, y sin fines de lucro, con una visión independiente y apolítica. Está dedicada a ofrecer a sus más de 750 empresas afiliadas nacionales y multinacionales, que operan en Venezuela, un conjunto de productos y servicios con el fin de apoyarlos en su gestión empresarial e intereses económicos y comerciales.